martes, 1 de mayo de 2007

COMO VA LA INDUSTRIALIZACIÓN Y BOLIVIA


Bolivia aparece sino como el país más pobre de América Latina, si como uno de los más pobres, y este hecho lo sufre gran parte de la población boliviana que tiene que vivir en la pobreza, en muchos casos extrema. La migración en este país es muy alta, pues allí no se encuentra trabajo y esta situación sin duda es consecuencia de la falta de planificación nacional de la economía, que ha dejado de lado las inversiones públicas y privadas, así como la inversión extranjera directa en industrialización de materias primas renovables y no renovables con las que el país cuenta en abundancia, y apenas este año ha empezado a tomar cartas en este asunto.

Debido a estos nuevos intentos en cambios de política se podría pensar que es posible remediar esta situación con una nueva visión de política económica e industrial inducida desde el gobierno nacional para apoyar a todos los agentes económicos sin excepción. Este apoyo no puede provenir de otro lado que no sea desde el Estado, ya que es el único que genera excedentes provenientes de los hidrocarburos y de los impuestos. Asimismo también podría atraer inversión directa extranjera en condiciones favorables para Bolivia. Existen compromisos en este sentido de China, India, Japón, CE, Argentina, Brasil, Venezuela, entre otros.

Esta es la razón fundamental del porqué el gobierno hace bien en nacionalizar los hidrocarburos y ponerlos al servicio de otros sectores como el campesino, industrial y cooperativista fundamentalmente. Nada debería impedir al gobierno de Evo Morales nacionalizar y revertir los hidrocarburos a patrimonio del Estado nacional, so pena de no poder planificar el desarrollo nacional futuro.

En una reciente gira por el mundo, Evo Morales ha llegado a algunos compromisos con los gobiernos de Brasil y España fundamentalmente, al respecto de que respetará las inversiones realizadas por Petrobras y Repsol, aunque desea renegociar los contratos actuales por otros más convenientes a Bolivia. En esta renegociación entraría también la participación de la venezolana PDVSA como socia y accionista junto a YPFB y ENDE.

Al respecto vale considerar que dicha renegociación debe estar concebida sobre la necesidad de industrializar Bolivia y los hidrocarburos en forma integral, de acuerdo al mandato de los bolivianos y necesidad de la juventud de fuentes de trabajo.

Si a este panorama de industrialización creciente y de planificación inducida se suma la suscripción de un TLC (tratado de libre comercio) con Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina y Venezuela (MERCOSUR) en condiciones más favorables para Bolivia que para los demás países, también sería posible incrementar la exportación de otros productos no tradicionales como textiles, artesanías, alimentos, maquinarias simples, baterías y servicios, entre otros.

En conjunto se puede calcular que las exportaciones crecerían de esta manera en tres mil millones de dólares los próximos tres años, darían trabajo directo e indirecto a cien mil personas e incrementarían el PIB en al menos 30%. Bolivia empezaría a dejar de ser pobre.
Fuente:www.lafogata.org